1. Hauptnavigation
  2. Navigation des Hauptbereiches
  3. Inhalt der Seite

Obra de arte global arquitectónica y paisajística

Dresde, capital del estado libre de Sajonia, entusiasma a sus visitantes desde siempre con una mezcla fascinante entre tradición y modernidad. Al caminar por su espléndido casco histórico, con la residencia de los príncipes electores y reyes de Sajonia en el centro, se despliega todo el extraordinario encanto de la ciudad, a la que con razón se llama la Florencia del Elba.

En la orilla izquierda, en el cénit de un encantador meandro, se encuentra el centro de Dresde, salpicado de maravillosos edificios renacentistas, barrocos y clasicistas. Al contemplarla desde la orilla opuesta o desde uno de los puentes del Elba se aprecia claramente por qué esta es una ciudad cultural de renombre internacional.

A pesar de los graves daños sufridos en la Segunda Guerra Mundial, el centro histórico ha conservado o restaurado sus conjuntos arquitectónicos. La iglesia Frauenkirche, el palacio Zwinger, la Semperoper, los castillos del Elba o la ciudad-jardín de Hellerau. Dresde apasiona, se mire por donde se mire. De la mano de esta herencia extraordinaria, el arte contemporáneo también pone su granito de arena, con la Nueva Sinagoga, el edificio de cristal UFA-Palast o la estación central, remodelada por el famoso arquitecto Sir Norman Foster, quien cubrió su histórica estructura de hierro con una membrana de teflón transparente. Peter Kulka diseñó el techo transparente para el pequeño patio del Palacio Residencial y Daniel Libeskind proporcionó el diseño para la ampliación y el cambio de configuración del Museo de Historia Militar.

Museos que son un deleite para la vista y el oído y orquestas de renombre mundial

El príncipe elector Augusto el Fuerte y sus descendientes crearon —con gran sentido artístico y pasión— unos museos muy singulares, como la Bóveda Verde, la Cámara Turca o la Pinacoteca de Antiguos Maestros; esta última conocida en todo el mundo sobre todo por la Madonna Sixtina de Rafael. En total 44 museos, 56 galerías y 36 escenarios proporcionan diversión y placer intelectual para satisfacer todas las exigencias. La novedad está ahora en el Museo Albertinum, recientemente reabierto, que acoge la Galería de Nuevos Maestros y la colección de esculturas.

También como ciudad musical Dresde goza de fama internacional desde hace casi 700 años. Las orquestas de la Semperoper, la Orquesta Estatal Sajona, la Filarmónica y el Coro de la Santa Cruz producen verdadera admiración; festivales atractivos, producciones teatrales y de danza interesantísimas y eventos multitudinarios son motivos más que suficientes para visitar la ciudad en cualquier época del año.

Descubrir la otra cara de Dresde: naturaleza y placer

Una excursión con vistas al castillo y la catedral, los históricos barcos de vapor con música «Dixieland», los castillos que dominan la ciudad, las cervecerías al aire libre en medio de verdes prados... Dresde despliega unas cualidades insospechadas, más allá de las bellas artes. El Elba recorre 23 kilómetros atravesando la ciudad sin interrupciones y rodeado de hermosos valles. Directamente a través de los prados discurre la ruta del Elba  para bicicletas, que en una hora le lleva relajadamente del centro histórico al Palacio Pillnitz pasando por viñedos y bonitos pueblecitos antiguos. Este paisaje fluvial constituye, además, un escenario ideal para muchos eventos al aire libre, como las Noches de Cine a la orilla del Elba, el festival Elbhangfest y varios conciertos en los románticos jardines de los castillos del Elba.

Dresde