1. Hauptnavigation
  2. Navigation des Hauptbereiches
  3. Inhalt der Seite

Donde 6638 tubos dan una buena tonalidad

Leipzig es una exuberante ciudad cultural con un ambiente apasionante. Goethe estudió aquí y comparó la ciudad con París y, según sus propias palabras, no solo por las mujeres hermosas. Quizá tenía en la mente la sala de conciertos Gewandhaus, cuna de la orquesta Gewandhaus, fundada en 1743, y dirigida durante mucho tiempo por Kurt Masur. Es impresionante el órgano de la casa, cuyos 6638 tubos —el más largo mide 9,5 m y el más pequeño 8 cm— proporcionan un sonido espectacular. O quizá estaba pensando en la Ópera, un edificio con más de 300 años de tradición, uno de los teatros musicales más antiguos de Europa y famoso por su amplio repertorio de grandes obras, desde el barroco hasta la modernidad.

El segundo salón de la casa: el café más antiguo de Leipzig

El Ayuntamiento Antiguo junto al mercado es el centro del casco histórico. Se le considera uno de los ejemplos más bonitos del estilo renacentista del siglo XVI tardío. Desde 1909 acoge el Museo de Historia Urbana, uno de los más grandes de su clase, con unas 500 000 obras expuestas. También en el centro histórico se encuentra uno de los cafés más antiguos de Europa: Zum Arabischen Coffe Baum. Abierto desde 1711, en sus 16 salones históricos tomaban sus cafés favoritos entendidos como Bach, Goethe, Schumann, Lizst, Lessing, Grieg, Wagner o incluso Napoleón y Augusto el Fuerte.

Monumentos del cambio: la Iglesia de San Nicolás y la Central de la Stasi

La Iglesia de San Nicolás, en el centro de la ciudad, está estrechamente vinculada con la historia y el destino de sus ciudadanos. En tiempos de la antigua RDA fue un lugar de oración y de protesta. Desde el otoño de 1982 aquí se reunían los contrarios al régimen para la oración por la paz de los lunes y convierteron finalmente a la Iglesia de San Nicolás en el punto central de la revolución de otoño de 1989. Otro monumento muestra los medios con los que la RDA trató de frenar esta evolución: es el Museum in der Runden Ecke (Museo en la esquina curva), llamado así por la forma del edificio que lo alberga y en el que la administración de distrito para la seguridad del Estado cumplía su misión de «escuchar y actuar». La exposición «Stasi - Poder y banalidad» muestra documentos, fotografías y utensilios de trabajo originales, por ejemplo muestras de olor, mini-cámaras y micrófonos ocultos, y nos ofrece la posibilidad de adentrarnos en la forma de trabajar de la Stasi, el Ministerio para la Seguridad del Estado de la RDA..

Si ahora a alguien le apetece dedicarse a algo más agradable, le recomendamos dar un paseo por las tabernas de la Barfußgässchen, muy cerca del mercado. Otros muchos locales están abiertos por todo el centro de la ciudad y más al oeste, en la Goettschedstraße; algo más alternativo es el barrio Südvorstadt. Una de las especialidades de cerveza de Leipzig es la Gose, una cerveza turbia, muy fermentada, con un sabor muy peculiar. Probablemente no sea la cerveza favorita de todo el mundo, pero merece la pena probarla. Y esto también es aplicable a todo lo que Leipzig puede ofrecer.